La pandemia de COVID-19 ha cambiado muchas cosas: los horarios, la cantidad de tiempo que se pasa en casa, los niveles de estrés y, para muchas personas, la dieta que han estado siguiendo. Para algunos, estos cambios no han sido para mejor. Si tu caes en esta categoría, es posible que tengas dificultades para recuperar tu dieta. ¿Qué puedes hacer para frenar una dieta rebelde?

Recupera tu dieta

En lugar de apuntar a renovaciones dietéticas completas, yo les recomiendo a mis clientas enfocarse en cinco estrategias simples para ayudarlas a alcanzar sus metas nutricionales. Aquí te las dejo:

Comienza por metas pequeñas

Cambiar tus habitos alimenticios no es cosa facil. Siempre aconsejo a mis clientas, que en lugar de insistir en la perfección, intenten hacer pequeños cambios. Por ejemplo, decidir que al menos la mitad de lo que está en su plato sea saludable. Digamos, que tu rebanada de pizza con queso le añades una porción abundante de ensalada o una porción saludable de verduras asadas y arroz integral con camarones fritos. Si tu objetivo es tener la mitad o más alimentos saludables en tu plato, puedes marcar una gran diferencia en la calidad general de tu dieta y es más sostenible a largo plazo que intentar ser perfecta.

Obviamente, cuantas más opciones saludables elijas, mejor, pero la mitad o más es un buen punto de partida.

Trata de mantenerte lejos de la tentación

La necesidad de merendar sin pensar todo el día es real si estás en casa más de lo que solías estar o si trabajas en la cocina o cerca de ella. Un puñado de esto y un poco de eso pueden convertir rápidamente su dieta diaria en un desastre. ¿La solución?

Elimina la tentación visual!

Crystal sugar and lumps together with powder and dried stevia natural sweetener on a wooden table

Pon tu comida detrás de la puerta del closet! No dejes comida a la vista. Si no puedes verla, es menos probable que la agarres por impulso.

Además, trata de evitar usar la cocina como tu oficina. Configura tu puesto de trabajo o negocio en otra parte de la casa.

Comienza a seguir una fórmula.

Cuando comes en casa más a menudo, puedes perder rápidamente la inspiración para preparar comidas. Una manera fácil de preparar comidas saludables sin demasiado esfuerzo mental es estructurando tus comidas en tres partes.

  • Una proteína: como pescado, pollo, huevos o frijoles
  • Verduras:
  • Un carbohidrato: como quinua, arroz o fideos.

Una vez que elija un artículo de cada categoría, combínelos para preparar su comida. Esta fórmula facilita la preparación rápida de un plato vendible. Por ejemplo, puedes comer pollo con arroz integral y coliflor, un tazón de fideos que contiene camarones y broccoli, con salsa de soja, ajo y aceite de sésamo, o un burrito de frijoles negros con pimientos asados ​​y cebollas.

Para hacer el proceso aún más fácil y tener opciones cuando no puedes ir a la tienda de comestibles, manten tu despensa y congelador surtidos.

El pescado enlatado, los frijoles y los granos fáciles de cocinar son algunos de los alimentos básicos que puedes agregar a tu despensa. Para tu congelador, prueba pollo desmenuzado cocido, edamame y otras verduras.

También puedes contactar a tu equipo de nutrición y salud. En Dr. Gala Health Coaching LLC te ofrecemos programas de transformación de tus hábitos alimentarios que se quedará contigo por siempre.

Haz de tu dieta un entretenimiento.

En lugar de comer porque estás aburrida, comienza a cocinar para evitar el aburrimiento. Ahora que las personas no pueden realizar algunas de sus actividades habituales, es posible que tengan más tiempo libre y algo de tiempo para aprender a cocinar cosas nuevas. Experimenta con nuevas recetas, nuevos alimentos o ve algunos programas de cocina.

Si eres como muchas personas, probablemente te hayas dado cuenta de que tu repertorio de comidas es relativamente estrecho. La mayoría de las personas rotan entre 10 y 14 recetas. Ampliar tus opciones puede ayudarte a comer más variedad y elegir alimentos más saludables. Cocinarlos también te puede proporcionar una fuente de mantenimiento.

Usa tu creatividad

Para mejorar la calidad nutricional de sus recetas, haz algunas sustituciones simples. ¿Cocinando en la sartén? Bueno, pues agrega un poco de harina de trigo integral en el lugar de harina blanca. ¿Irás a por comida para llevar? En lugar del entrante completo habitual, considera elegir un aperitivo con un elemento del menú y luego agrega una ensalada, verdura u otra opción saludable de la casa para completar la comida.

Conclusiones

Al hacer pequeñas sustituciones, puedes mejorar el contenido nutricional de tus comidas. Al tomar la decision de trabajar con un profesional, estas siendo proactiva con tu propia salud y la de los tuyos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Follow Me!